POESÍAS DE MANOLIN
POESÍAS DE MANOLIN
 
imagen
EL MARCIANO DE OJOS VERDES
Ella me contó: que el hombre de sus sueños
Era uno robusto, blanco de piel y cabello.
Siempre la buscaba despierta a la luz del mundo;
Pero nunca la encontraba.
Una vez caminando sola por el valle,
a la vista alcanzó un ser blanquecino,
de rubio cabello ensortijado
Que llegó nacido de las nubes.
pensó que a su hombre encontró
lógico, era él,
de tanto romance después
cuando sus anhelos cumplióse
y después que la cigüeña fatalmente
con las manos vacías no había pasado,
por casa sintióse que la tierra la tragaba
y que el fuego la envolvía con sus llamas
Haciéndola desaparecer de su vista.
Después de mucho tiempo,
cuando ella ni conocía ya la luz del sol
sola en el regazo abandonado de la vida
enteróse que era él
un loco marciano que andaba
por los valles conociendo a los hombres
y que estaba recluido en el Lurigancho
Sólo por llevar alcaloides en la sangre;
y aprendió que la vida en la tierra
solo se hacía justa mientras más diversión,
Aunque muchos tuviesen que padecer.
Comprendió entonces ella
que no importa el color o la raza,
si no el don más preciado de enseñar a vivir
aún sin tener un corazón sensible
o un alma que llora incontrolada
En el sendero desquisiador de placeres vanos.
Es mejor reír con quién a tu lado llega sudoso
o con las calladas manos,
que la mansera de la vida deja al arar las ilusiones
y a veces la lluvia o la sequía, hacen sangrar
El dolor espeso de los recuerdos.
“¡Hay que mirar lo existente en las manos!”
Dijo y cayó desmayada en los brazos de la tierra
que aún adolorida y apenada la acarició suave,
y cuando despertó pidió perdón
a la luna, al sol, a la tierra, al agua, al aire
y fue bendecida por ellos en eterna primavera
que la consideraron diosa del perdón
y así vivió otra vez alegre y compartiendo
Todos sus ideales con los demás.
Olvidó de sus vanos placeres de antaño
y se armonizó a la naturaleza
para formar un jardín multicolor
Y al medio: ella como si fuese el sol.







PRONTO MAS NOVEDADES